¿Lipofilling o aumento de pecho con prótesis?: 6 diferencias

Diferencias aumento de senos con lipofilling

Cuando escuchamos “lipofilling” tendemos a asociarlo al aumento de glúteos mediante la inyección de grasa autóloga que previamente se nos ha extraído mediante liposucción y lo cierto es que el lipofilling, es una forma más de rellenar y dar volumen a otras muchas zonas del cuerpo como arruguitas del rostro, pómulos, labios e incluso, el pecho. Hay que destacar que el lipofilling no presenta las mismas características que el aumento de pecho con prótesis ni ofrecen los mismos resultados. A continuación, enumeramos las diferencias entre los dos tipos de aumento.

  1. Relleno utilizado en el aumento: La principal diferencia es el material, en un caso es una prótesis de gel cohesivo de silicona y en el otro, grasa del propio cuerpo de la paciente, lo que lleva a otra diferencia, la talla.
  2. Volumen: Mientras que en el caso del aumento de pecho con prótesis el límite está en la talla máxima que soporte nuestra piel, (hasta tallas muy grandes), en el caso del lipofilling el aumento suele ser moderado ya que se necesita una zona con cúmulos de grasa localizada para su extracción, por lo que este procedimiento no es apto para pacientes muy delgadas.
  3. Forma/Tacto: También hay una gran diferencia ya que visiblemente es bastante fácil detectar una prótesis, el tacto también difiere al de un pecho natural, sin embargo, el lipofilling es muy difícil, o casi imposible, de detectar ya que el aumento se hace con grasa de la propia paciente, que es el relleno natural de la mama.
  4. Durabilidad: La composición y calidad de las prótesis mamarias ha evolucionado mucho en los últimos años, en Clínicas Dorsia, sólo trabajan con prótesis de última generación, que están compuestas de un gel ultra cohesivo que evita las fugas en caso de rotura, por lo que el pecho no se ve afectado ni pierde su forma, estas prótesis están garantizadas de por vida y, salvo que surja alguna complicación de gravedad, no es necesario cambiarlas, es decir, el aumento es permanente. En el caso del lipofilling al utilizar grasa de la paciente, es probable que un porcentaje del relleno se reabsorba, por lo que puede ser necesaria alguna reintervención para mantener el volumen deseado.
  5. Cicatrización: En un aumento de pecho con prótesis podemos presentar 3 tipos de cicatrices, areolar, axilar, o en el surco submamario. Las cicatrices no suelen superar los 4cm de largo y quedan muy bien disimuladas, llegando a ser casi imperceptibles con el paso del tiempo. En el caso del lipofilling las cicatrices serán prácticamente invisibles ya que las cánulas utilizadas para la liposucción y para la inyección de tejido graso son de diámetro muy fino.Diferencias aumento de pecho con lipofilling
  6. Postoperatorio: El postoperatorio es bastante similar en los dos casos de aumento, en ambos es necesario guardar reposo y utilizar un sujetador deportivo sin aros para mantener la zona sujeta y garantizar que el resultado sea óptimo. En el caso del lipofilling se añade, además, la necesidad de llevar una faja especial en la zona donde se ha realizado la liposucción.

Ambas técnicas son muy seguras y ofrecen muy buenos resultados, sólo tienes que elegir una buena clínica, que cuente con los mejores cirujanos y que sean miembros de la SECPRE, la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *