Operación de senos – mama tuberosa

La operación de senos para la mama tuberosa

operacion de senos

La mama tuberosa es una anomalía congénita que se desarrolla durante el crecimiento de las mismas, en la adolescencia. Los senos crecen a partir de una base más estrecha de lo normal, sin abarcar el polo inferior del pecho. Puede producir un profundo malestar físico y psíquico en la paciente, tanto que, en ocasiones, la operación de senos se convertirá en su mejor aliada.

La mama tuberosa presenta las siguientes características:

  • Las mamas, al no tener un crecimiento adecuado – debido al defecto en su base de implantación- tienen como resultado un pecho demasiado separado, y con poco desarrollo en la parte inferior.
  • Se alteran las dimensiones verticales y horizontales, lo que provoca una mama más larga de lo normal y con una base muy estrecha.
  • Un alto porcentaje de estas mamas son asimétricas. En función del grado de deformidad pueden ser hipoplásicas o hipertróficas.
  • Debido a que la mama tuberosa solo se desarrolla en el centro, las areolas suelen ser grandes y estar dilatadas.

¿Cómo es la operación de senos en una mama tuberosa?

Son varias las características que definen a las mamas tuberosas, y éstas pueden clasificarse según su grado de deformidad. Es fundamental, por tanto, que el cirujano individualice cada caso y para ello realice una evaluación exhaustiva de cada paciente, para poder elegir el tratamiento y la técnica idónea.

En cada caso, el cirujano debe reconocer el grado de deformidad y así poder corregir el aspecto de las mamas, obteniendo un resultado natural y correcto. En función de cada caso, y una vez corregida la forma de la mama, la paciente podría necesitar, por ejemplo, una mamoplastia de aumento en pecho asimétrico, o una reducción con redistribución del tejido mamario a las partes deficitarias.

Existen técnicas diferentes para remodelar y redistribuir la glándula mamaria. Una de las más empleadas en las clínicas de cirugía estética es la denominada técnica Puckett. Mediante esta técnica se consigue que la glándula contraída descienda a la parte inferior. Además de mejorar el aspecto de la mama, se recurre a colocar implantes para conseguir una morfología correcta y para ejercer de guía sobre la nueva mama remodelada.

Pasos quirúrgicos para la operación de senos en las mamas tuberosas:

  • Se reduce el tamaño de la areola mediante una desepidermización periareolar y se sutura alrededor de la misma para evitar una dilatación postoperatoria.
  • Se expande el tejido mamario usando varias técnicas, entre las que destaca la Puckett. Consiste en realizar un colgajo glandular para conseguir rellenar los polos inferiores, con el tejido glandular de los polos superiores.
  • Una vez corregida la morfología de la mama, y en caso de precisarlo, se aumenta el tamaño de la misma con prótesis en el plano subpectoral.

La paciente recurre a la operación de senos para las mamas tuberosas una vez haya finalizado su desarrollo mamario, que empieza en la adolescencia. El paso más importante es redistribuir el tejido glandular, modificando su forma tubular para que adquiera su forma cónica normal.