Operación de pecho

¿Cómo se elige la talla de prótesis idónea en una operación de pecho?

operacion de pecho

Muchas mujeres que deciden realizarse una operación de pecho están preocupadas por saber qué talla es la idónea para ellas. Es fundamental que la paciente se informe primero y esté segura de la prótesis que le van a colocar, por lo que la comunicación entre cirujano plástico y paciente es crucial. El médico especialista debe ser sincero y comunicar con expectativas reales, de manera que una vez realizada la operación, la paciente no se decepcione al haberse esperado otro resultado.  Pero para evitar esto, el cirujano plástico tiene en cuenta una serie de características de la paciente para, conjuntamente, elegir la mejor prótesis para la operación de pecho.

Factores que influyen en la elección de las prótesis en una operación de pecho

  • La forma de las mamas. La forma de las mamas antes de la operación de pecho influye en los resultados: no necesita la misma prótesis una mujer con los senos pequeños, que otra con los senos pequeños pero tuberosos, o que otra sin pecho. Por regla general, se recomienda subir máximo dos tallas, para asegurar unos resultados naturales. Además, el cirujano toma las medidas previas de la paciente: el contorno, el ancho de los senos, la distancia entre las areolas o el surco mamario, antes de elegir las prótesis. Existen más de 400 tipos de prótesis, por lo que los implantes se eligen de manera personalizada.
  • El tipo de técnica utilizada durante la operación de pecho. La misma prótesis puede cambiar su tamaño una vez colocada, pues dependerá de la zona en que se introduzca: a nivel submuscular, por ejemplo, el tamaño se verá reducido en comparación a si se coloca a nivel subfascial o subglandular, porque al colocarlo por debajo del músculo, éste comprime levemente la prótesis, empequeñeciendo, de manera sutil, su tamaño.
  • Las recomendaciones médicas. Las expectativas de las pacientes antes de acudir a una clínica de cirugía estética difieren, en muchos casos, con las reales. La experiencia de un cirujano plástico le dota de capacidad para determinar qué prótesis se adecuará mejor a la paciente a simple vista. Además, cada mujer tiene una fisiología distinta, y la misma prótesis puede tener distintos resultados en dos pacientes. Por esto, es fundamental que exista una buena comunicación y entendimiento entre los deseos de la paciente y las recomendaciones del cirujano.
  • Elegir una proyección correcta. Es importante saber diferenciar entre proyección y anchura. La anchura de la prótesis depende del espacio existente; si se eligen unas prótesis más anchas que el espacio existente, el resultado no será el esperado, y lo mismo si se eligen otras más pequeñas. Por su parte, la proyección guarda relación con la copa del sujetador, es decir, cuanto más grande sea la proyección, más talla de sujetador utilizará la paciente y más grandes se verán los pechos. Como se ha dicho, se recomienda no subir más de dos copas durante una intervención.

 ¿Prótesis redonda o anatómica?

Si la paciente parte de un pecho muy pequeño, una prótesis anatómica puede resultar más natural, pero si tiene algo de glándula mamaria, se recomienda optar por una prótesis redonda. Las prótesis anatómicas están contraindicadas para pechos donde la mayor parte del volumen está en la parte inferior, pues sólo se conseguiría hacer esa descompensación más evidente. En todo caso, es el cirujano quien asesore a la paciente en esta decisión.