Elevación de pecho

Dos técnicas: Internal Bra y elevación de pecho convencional

elevacion de pecho

Las mamas están formadas por grasa, piel y tejido glandular, y están únicamente fijadas por la piel, por lo que aquellas con un excesivo volumen de tamaño, por el paso del tiempo, por el embarazo o tras la lactancia, hacen que la piel, por sí sola, no pueda mantener firmes los pechos. En estos casos, la cirugía estética ofrece dos técnicas para la elevación de pecho, para corregir el descolgamiento y la pérdida de firmeza, aportando a la mujer unos senos más elevados y proporcionados: la técnica convencional de elevación de pecho y la Internal Bra, recientemente implantada en España. Ambas técnicas tienen el mismo fin pero se diferencian en varios aspectos, como el perfil del paciente, la duración de los resultados y la técnica empleada:

Internal Bra

Conocido como el “sujetador interno permanente”, es una técnica de cirugía estética destinada a la no caída del pecho en pacientes con un volumen importante. Consiste en implantar una tira de silicona y dos anclajes a través de una incisión en la areola. El dispositivo sostiene el músculo y los dos anclajes se sujetan a las costillas por encima del pecho. De esta manera, y a diferencia de la elevación de pecho convencional, el envejecimiento natural de la mama es más lento, garantizando que el pecho esté siempre sujeto.

El dispositivo está desarrollado por la empresa Orbix Medical, y llegó a España hace un par de años de la mano de Clínicas Dorsia, pionera en la implantación de esta técnica en España y Andorra.

Elevación de pecho convencional

Mediante esta técnica se elimina el exceso de la piel sin necesidad de quitar tejido mamario si la paciente no lo desea, y se eleva la areola y el pezón. Generalmente, el realzamiento posterior se produce mediante la implantación de una prótesis.

La elevación de pecho, tanto la convencional como el dispositivo Internal Bra, es una cirugía poco invasiva: la paciente se quedará una noche ingresada en el hospital si así lo decide su cirujano ya que puede ser posible que guardar reposo durante un par de horas tras la operación no sea suficiente. Esta decisión la toma siempre el cirujano responsable de la operación, que evalúa cada caso y establece las recomendaciones que él considera más oportunas.