Cirugía estética de pecho

Distintos motivos para realizarse una cirugía estética de pecho

cirugia estetica de pecho

Cada mujer tiene razones particulares para plantearse realizarse una operación de cirugía estética de pecho, bien porque quiere conseguir un mayor tamaño y tener así un cuerpo mejor proporcionado, porque desea reducir su volumen por problemas médicos, o por cualquier otra razón. La cirugía estética de pecho más demandada en España es el aumento de senos, pero existen otros tipos de cirugía para distintos casos: asimetría mamaria, reducción de areola, reconstrucción de los senos, etc.

Algunas de las cirugías más realizadas son las siguientes:

  • Aumento de pecho: es la cirugía estética de pecho más demandada, que consiste en implantar una prótesis de silicona o de suero salino, por debajo de la glándula mamaria (subglandular), detrás de la fascia (subfascial) o entre el músculo pectoral mayor y menor (submuscular), según las características de la paciente. Está indicada para aquella paciente cuyos senos tienen poco volumen o aquella cuyo pecho ha reducido su volumen debido a una gran pérdida de peso o tras el embarazo. En esta cirugía es imprescindible una buena comunicación entre paciente y cirujano para conseguir unos buenos resultados, producto de las necesidades y gustos de la paciente y las expectativas reales.
  • Elevación de pecho: también conocida como mastopexia, es la cirugía estética de pecho que alza y mejora la forma de las mamas caídas (ptosis). Se eleva la areola proporcionando firmeza a las mamas, quitando la piel sobrante pero sin necesidad de eliminar tejido mamario si no se desea. Los pechos no contienen músculo o hueso, sino que están formados por grasa, piel y tejido glandular y la única fijación de las mamas es la piel. Sin embargo, muchas veces la piel por sí sola no puede mantener firmes los pechos, debido al exceso de volumen de los mismos o por la distensión de la piel tras el embarazo.
  • Asimetría mamaria: se refiere al desequilibrio del tamaño o de la situación de las mamas. Es prácticamente imposible tener una simetría perfecta; el 95% de la población tiene asimetría mamaria. Pero en los casos en que exista una descompensación grave, se puede corregir la diferencia mediante intervención quirúrgica. Esta desigualdad en el tamaño y en la forma puede manifestarse en el grado de desarrollo, en la forma, el tamaño o en el porcentaje del tejido graso. Para corregir esta asimetría existen distintas técnicas según el caso de la paciente: reducción o aumento de una de las mamas, elevación de un pecho, remodelación, etc.
  • Reducción de pecho: es una técnica quirúrgica que tiene como objetivo principal reducir el tamaño de las mamas excesivamente desarrolladas, adecuándolas a los requerimientos de la paciente. El exceso de peso de las mamas puede ser causante de síntomas físicos como dolores de espalda o de cuello. Este tipo de cirugía estética consiste en eliminar el exceso de piel, grasa y tejido mamario.
  • Mama tuberosa: la mama tuberosa es una malformación del pecho que se desarrolla durante la adolescencia y hace referencia a la forma anormal de la mama. Se caracteriza por tener un desarrollo insuficiente de la parte inferior del pecho. El tejido que cubre las glándulas mamarias es extremadamente rígido, lo que provoca que la glándula no se expanda de la forma adecuada, y según va creciendo el pecho, quede retenida en la piel, sin expandirse. Esta malformación puede afectar a una mama o a las dos. Para corregir la mama tuberosa se remodela la glándula, reduciendo el diámetro de la areola y fragmentando la banda de constricción en la parte inferior, para permitir la distensión cutánea y el desarrollo correcto del pecho.

Estas intervenciones son solo una parte de la cirugía estética de pecho, pues también están aquellas operaciones destinadas a la reducción de la areola, a la reconstrucción de pecho, a tratar la contractura capsular, corrección de cicatrices, etc.