¿SE PIERDE LA SENSIBILIDAD TRAS UNA OPERACIÓN DE PECHO?

sensibilidad pecho

Antes de realizarnos una operación de pecho son muchas las dudas que pueden rondar nuestra mente. Ya sea un aumento de pecho, una reducción, una elevación o cualquier otra cirugía de pecho es importante que eliminemos todos nuestros miedos e inquietudes antes de acudir a quirófano.

Uno de los temas que suele preocupar a las pacientes de una cirugía de pecho es saber si perderán sensibilidad en la zona. Es sabido, que los pechos de la mujer están repletos de terminaciones nerviosas que los convierten en una zona erógena muy preciada en las relaciones íntimas.

Las posibles alteraciones en la sensibilidad se deben a que durante la intervención y dependiendo de la complejidad del caso, se pueden alterar tejidos y terminaciones nerviosas de complejo areola-pezón y de otras zonas de la mama circundantes al lugar donde se produce la incisión. Generalmente, la sensibilidad se recupera paulatinamente tras la intervención.

Las experiencias negativas ponen en alerta a las pacientes que estén pensado en someterse a alguna operación de pecho, sin embargo, no siempre se pierde la sensibilidad en la zona. Hoy os contamos cómo afecta a la sensibilidad de los pechos una elevación, una reducción y el aumento de pecho.

 

SENSIBILIDAD TRAS UN AUMENTO DE PECHO

Las técnicas para el aumento de pecho han sido depuradas durante varias décadas hasta la actualidad. Los riesgos se han reducido al mínimo obteniendo como resultado los mayores estándares de calidad y seguridad. En un aumento de pecho existen varias vías de abordaje, areolar, axilar o por el surco submamario. El tipo de abordaje que presenta menos índices de pérdida de sensibilidad es la vía del surco, en el axilar se puede perder pérdida de sensibilidad en el brazo. Cuando el abordaje es por la zona areolar, el riesgo es mayor, ya que al realizar una incisión en esa zona podemos cortar algunas ramas sensitivas. Hemos de recordar que la ausencia de sensibilidad es, en la mayoría de los casos, temporal.

 

SENSIBILIDAD TRAS UNA REDUCCIÓN DE PECHO

En una reducción de pecho pueden emplearse varias técnicas, sin embargo, la más utilizada es la que se realiza en forma de ancla: bordeando la areola, con una cicatriz vertical desde la areola hasta el surco, y una última cicatriz horizontal en el surco submamario. En este tipo de operación la probabilidad de que se pierda sensibilidad es mayor, pues en ocasiones se extirpa mucho tejido mamario y piel por lo que a veces es inevitable que algunas ramificaciones nerviosas se vean alteradas.

SENSIBILIDAD TRAS UNA ELEVACIÓN DE PECHO

La elevación de pecho puede ser una mezcla de las intervenciones anteriores. Es común que las mujeres con mucho pecho padezcan ptosis mamaria (pecho caído) por lo que la elevación vendría acompañada de una cirugía de reducción de pecho. Cuando al realizar la elevación se necesite rellenar el polo superior de la mama, se procederá a colocar implantes. Al igual que en el caso de la reducción de pecho las cicatrices pueden ser alrededor de la areola, periareolar acompañada de una cicatriz vertical o en forma de ancla (se añade una cicatriz en el surco submamario). Estas tres modalidades de incisión responden al grado de ptosis que presente la mama.

Para elevados grados de ptosis que requieran una incisión en forma de ancla, la alteración de tejidos es mayor por lo que es más probable que algunas ramificaciones nerviosas sufran algún tipo de modificación afectando así a la sensibilidad en la zona.

operación pecho sensibilidad

Sea como sea, la pérdida de sensibilidad en todos los casos suele ser temporal, volviendo a recuperarse paulatinamente al paso de las semanas. Por lo que no es un aspecto que nos deba preocupar en exceso aunque debemos ser conscientes de que, aunque sea poco probable, es una posibilidad.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *