¿Me puedo realizar un aumento de pecho en verano?

aumento de pecho en verano

La apariencia del pecho es un factor que a toda mujer nos influye e interesa, nos da seguridad y aumenta nuestra autoestima sentirnos a gusto con el tamaño y forma de los senos. Lucir un bonito escote y poder utilizar ciertas prendas de manera favorecedora se convierte en un reto cuando nuestro pecho no cumple con nuestras expectativas.

Contar con un pecho pequeño o con alguna imperfección o asimetría puede afectar gravemente a la autoestima de algunas mujeres a la hora de tener relaciones íntimas, al socializar o incluso en la playa ya que conseguir un bikini que resulte favorecedor o hacer topless puede llegar a convertirse en un reto.

La cirugía de aumento de pecho en verano

Si el aspecto de tu pecho supone un complejo para ti o simplemente llevas tiempo pensando en realizarte un aumento de pecho porque te gustaría tener más volumen debes saber que el verano es una excelente época para realizarte la cirugía de aumento de pecho.

Existen varias razones que nos llevan a asegurar que el verano es ideal para tu operación de senos:

  1. Vacaciones: si tienes vacaciones en verano o jornada reducida podrás aprovecharlo para realizarte la cirugía sin tener que pedirte días en el trabajo. Ten en cuenta que durante la primera semana tras el aumento de pecho podrás sentir algunas molestias y la movilidad y esfuerzos de tus brazos y pectorales deberá verse reducida por recomendación de tu cirujano. También deberás evitar conducir o moverte en coche ya que la presión del cinturón de seguridad puede interferir en tu recuperación y en la correcta colocación del implante.
  2. Ropa: En verano usarás ropa holgada y cómoda, esto favorece a tu bienestar tras la operación ya que te sentirás menos limitada que con las prendas gruesas y pesadas de invierno.
  3. El sol no será un problema: a menos que quieras hacer topless. Las cicatrices de un aumento de pecho suelen estar en lugares poco visibles como el surco submamario o la axila o en lugares que pueden ser ocultados con facilidad por el bikini o bañador como la areola. Esto es genial ya que a diferencia de otras cirugías en las que las cicatrices quedan expuestas en el aumento de pecho podrás tomar el sol siempre y cuando tu bañador o bikini cubra las cicatrices.
  4. No tengas miedo a sudar: varios estudios han demostrado que la sudoración no interfiere en una correcta cicatrización, al contrario, favorece a la regeneración de la piel por lo que lejos de ser un problema es un beneficio.

Ya lo sabes, el verano nos proporciona mucho más tiempo libre y comodidades para un correcto postoperatorio, por lo tanto, es un mito que no sea una buena época para realizarte un aumento de pecho.

Eso sí, si estás decidida a dar el paso de realizarte una operación de senos debes pensar en elegir una buena clínica de cirugía estética, que opere con los mejores cirujanos plásticos de tu ciudad para garantizarte los mejores resultados y en la que puedas acudir asiduamente a revisiones postoperatorias.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *