Aumento de mamas

El postoperatorio en la cirugía de aumento de mamas

aumento de mamas

Las operaciones de aumento de mamas son las más solicitadas y realizadas a nivel mundial, por lo que se utilizan unos controles rigurosos de seguridad y calidad durante todo el tratamiento. Una vez realizada la cirugía de aumento de mamas, el cirujano explica a la paciente una serie de pautas que debe seguir para facilitar y reducir el postoperatorio. Además de las recomendaciones, el médico especialista receta analgésicos y antibióticos para acabar con las molestias y evitar las posibles infecciones.

La recuperación de la anestesia

El postoperatorio de un aumento de pecho empieza cuando la paciente sale del quirófano y empieza a despertar de la anestesia general. Por ello, es necesario realizar un seguimiento de la paciente durante las horas posteriores a la cirugía para comprobar su evolución, y, si lo cree necesario, el cirujano recomendará a la paciente pasar una noche en el hospital.

Otra decisión que también toma el cirujano durante la intervención es si coloca o no unos drenajes. Estos drenajes se encargan de eliminar cualquier líquido que pueda alojarse alrededor de los implantes, aunque no siempre es necesario ponerlos.

La toma de los medicamentos recetados por el médico es imprescindible para aliviar las molestias y prevenir las infecciones.

Recomendaciones durante el postoperatorio

Tras la operación, es el cirujano plástico quien explica las pautas a seguir y las recomendaciones para agilizar la recuperación:

  • Guardar reposo. Generalmente, se recomienda a la paciente coger una semana de baja tras realizarse un aumento de mamas. Sin embargo, este periodo de baja depende de la actividad profesional que desarrolle la paciente.
  • Minimizar los esfuerzos. Tras pasar por quirófano el cuerpo necesita tiempo y paciencia para recuperase, por lo que el cirujano siempre recomienda no realizar ningún tipo de esfuerzo con los brazos durante la primera semana, y aconseja no practicar ejercicio durante el primer mes.
  • Sujetador deportivo. Se recomienda utilizar un sujetador deportivo tras la operación para garantizar la sujeción de las mamas y facilitar la cicatrización. El cirujano estable el tiempo que la paciente debe llevarlo, pero generalmente se aconseja utilizarlo día y noche durante aproximadamente, un mes.
  • Dormir boca arriba. Esta indicación es necesaria porque, al ser recientes los implantes, todavía se están adaptando a la musculatura y al tejido mamario, y de esta manera se evita desplazarlos.
  • Acudir regularmente a controles médicos. Las revisiones médicas son fundamentales para asegurar una buena recuperación.